ACTOS DE PRESENTACIÓN
Regresar al menú "Actos de presentación"
 
Cuarto Acto de Presentación del Libro "Ignominias Paralelas"
Realizado en la Biblioteca Nacional, el día 22 de octubre de 2014.
 
Antes de iniciarse el acto, el libro fue expuesto en la mesa principal, mientras el autor repasaba la gran cantidad de mensajes de adhesión y felicitaciones recibidos en la biblioteca Nacional, cuya entrega le efectuaron al ingresar a la misma.
   
Mientras continuaba leyendo los mensajes recibidos.
   
 
   
El autor muestra orgulloso su libro en el momento en que le fue solicitado por su amigo el LIc. Eduardo Ignacio Llorente.
   
 
   
 
   
 
   
El Autor recibiendo especialmente a uno de los Miembros de la Asociación de la Resistencia Peronista, Cro. Juan Carlos "el pájaro " Rearte, quien siempre está presente en las presentaciones de los libros y demás Actos del Autor Facundo Biagosch.
   
El Autor recibe muy especialmente a quien siempre ha considerado "un verdadero prócer del peronismo" a quien conoció en reuniones en la casa del Fundador y Primer Presidente de la "Asociación de la Resistencia Peronista", Dr. Enrique Oliva, el Cro. Manuel Gallardo en este caso como actual Presidente de dicha importante Asociación (tan cara a los sentimientos del Autor!) y como integrante del Panel de Expositores , especialmente invitado por ser un testigo sobreviviente del salvajismo y sanguinaria persecución que efectuó la Revolución Libertadora al pueblo argentino!!!!
   
Mientras Manuel Gallardo le mostraba al Autor como iban ingresando seguidores y lectores suyos que especialmente vinieron desde Quilmes y otros lugares de la zona sur de la Provincia a este importante acto!!!
   
...Mientras en la mesa ya preparada, se aguardaba que el público y los panelistas tomaran asiento.
   
El panel de expositores ya instalado, conformado pro Manuel Gallardo a la izquierda, el Autor en el centro y el Dr. Alberto Gelly Cantilo.
   
Mientras iban siguiendo el ingreso de la gran cantidad de gente que se hizo presente.
   
El Dr. Alberto Gelly Cantilo en su condición de Vicepresidente a cargo de la Presidencia del "Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas" en el momento en que repasaba los mensajes recibidos de los que por su importancia y cantidad, a continuación pasaría a dar lectura.
   
El Dr. Alberto Gelly Cantilo invitando al público a tomar asiento a medida que terminaban de ingresar al salón de 3° piso donde se desarrolló el Acto.
   
Mientras iba dándole la bienvenida a la nutrida concurrencia que se hizo presente.
   

Y Manuel Gallardo seguía con su mirada el ingreso de la gente.
   
Y continuaba mirando al público.
   
El Dr. Alberto Gelly Cantilo se apresta a dar lectura en este momento a la gran cantidad de mensajes y adhesiones recibidos de distintos sectores políticos, de Legisladores y Funcionarios Nacionales.
   
Destacó en ese momento que desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, del de Planificación y de la Secretaría de Cultura también se enviaron cordiales saludos de felicitaciones al Autor por esta importante obra histórica que hace un gran aporte a la verdad histórica objetiva de los dos golpes de Estado que culminaron con los dos gobiernos nacionales y populares más importantes de la historia argentina!!!
   
Por ello como Vicepresidente a cargo de la Presidencia del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas felicitó al Magíster Facundo Biagosch por su ya "clásica obra jurídica" -en general- y por este nuevo aporte a su Patria, en este caso explicando y analizando las dos grandes conspiraciones internacionales y traiciones nacionales que se debieron efectuar para poder derrocar a los dos gobiernos nacionales y populares más exitosos e imporatnts de la historia argentina en los siglos XIX y XX !!!!
   
Continuó poniendo de relieve la enorme importancia de la obra que se presenta, en primer lugar porque cuando Facundo Biagosch analiza la caída de Rosas, contiúa la senda del revisioinso histórico iniciada por Adolfo Saldías y continuada por los hermanos Irazusta, Carlos Ibarguren, Vicente Quesada, Ernesto Palacio, Fermín Cháves, José Mará Rosa (de quien Facundo Biagosch fue a los 16 años su discípulo mas joven, tal como puede verse en el libro), o bien continuada y a él transmitida directamente por su padre, Alberto Biagosch o su otro gran maestro y amigo Albetro González Arzac!!!
   
Y esa importancia se acrecienta cuando Facundo Biagosch analiza y explica la Revolución Libertadora porque es el prirmer historiador argentino que desde el nefasto 16 de septiembre de 1955 explica la participación directa de Inglaterra través de la Armada Británica en el bombardeo del 16 de junio y posterior Revolución "Fusiladora" del 16 de septiembre del año 1955!!!
   
A lo que agregó para terminar de dimensionar cuali y cuantitativmente la importancia de la obra historiográfica del Magíster Facundo Alberto Biagosch porque analiza y expllcia por primera vez en nuestra historia, la denuncia del Diputado Oscar Alende, en la que este gran patriota argentino puso al descubierto la violación a la soberania territorial argentina cuando en el estuario dle Río de la Plata se apostaron los barcos de la Marina Británica para derrocar al gobierno constitucional argentino del Teniente General Juan Domingo Perón!!!
   
Y por este importantísimo y muy esclarecedor aporte que hace a las generaciones presentes y futuras de compatriotas, Facundo Alberto Biagosch ya se ha ganado como historiador un destacado lugar en la Nación Argentina por lo que pidió un fuerte aplauso de agradecimiento al Autor!!!
   
Aplauso que fue profusamente brindado al Autor por el público y también por el distinguido panel de expositores!!!
   
A ello agregó que ya ha adquirido y se ha ganado tanta importancia esta obra de Bagoscch que ya ha sido presentada en tres oportunidades por importantes paneles en los que el Autor le concedio el gran honor de integrar: El primero e día 26 de junio en el "Acto de Homenje al Dr. Alberto González Arzac" en el Senado de la Nación, el segundo el día 2 de julio en el CPACF y el tercero en el Instituto Nacional de Revisonismo Histórico Argentino e Ibeoamericano Manuel Dorrego celebrado en el marco del "Acto de Repudio a la Revolcución Libertadora" el día 18 de septiembre, ante un numeroso público y con gran repercusión en los tres casos!!! Agregó a ello que el día jueves 13 de noviembre será presentada la obra en el "Insitituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, acto al que invitó a todo el público presente y lo hizo extensivo a todo el público argentino !!!
   
Los dos grandes amores de la vida del Autor, su mujer Escribana Marina Ferreira Olivieri y su hija Felicitas Marina Biagosch , a quienes dedicó este libro como otros anteriores.
   
Feli comenta con Marina, su madre, mientras escuchaba a su padre.
   
Madre e hija sonríen contentas durante el acto.
   
El Dr. Aberto Gelly Cantilo, antes de iniciar las exposiciones de los panelistas del acto, dio lectura a la gran cantidad de mensajes de adhesión y felicitaciones al Dr. Facundo Biagosch, recibidos en la Biblioteca Nacional.
   
Mientras el autor escuchaba como algo altamente satisfactorio el origen y contenido de dichos mensajes y felicitaciones.
   
El Dr. Alberto Gelly Cantio manifestó entonces, que por un pedido especial del Autor como en las presentaciones anteriores, por una cuestión de respeto y homenaje al gran jurista, historiador y pensador político argentino, Dr. Alberto González Arzac, habría de dar lectura de lo escrito por él respecto al libro de Facundo Biagosch en el Prólogo del libro.
   

El Dr. Alberto Gelly Cantilo en el momento en que dio lectura del PROLOGO DEL DR. ALBERTO GONZÁLEZ ARZAC, destacando que fue el último escrito en vida del gran maestro y amigo del Autor Facundo Alberto Biagosch y por eso correspondía en gran medida su lectura, según lo escribiera el gran jurista e historiador argentino . En tal sentido lo leyó destacando lo que dijera textualmente Alberto Gonzalez Arzac:

"El Dr. Facundo Alberto Biagosch es un erudito autor de difundidas obras jurídicas, algunas de las cuales he tenido el honor de prologar. Pero también es un amante de la Historia argentina, sobre la que inicia en este libro una nueva temática de su producción intelectual.

No disimula el autor su condición política peronista, denotando la influencia de uno de los autores clásicos predilectos de Juan Domingo Perón: el historiador y moralista griego Plutarco, que vivió en la primer centuria de la era cristiana y escribió “Vidas Paralelas”, obra donde sumó sus conocimientos históricos con principios morales, haciendo el paralelismo entre célebres personajes de la historia antigua griega con otros de la historia romana, realizando comparaciones que sugieren verdaderas enseñanzas morales.

Los peronistas como Biagosch, hemos seguido a menudo la huella del Conductor, utilizando paralelismos semejantes para explicar fenómenos históricos argentinos. Así es como recuerda Biagosch en este libro que en 1955 mi amigo Alejandro Olmos, discutiendo con algunos nacionalistas prontos a sumarse al golpe de estado contra Perón, les dijo: “Ustedes están equivocados. Esto es un nuevo Caseros”, haciendo un paralelismo entre Urquiza y Lonardi.

Hasta los propios golpistas que derrocaron por entonces a Perón coincidieron en el parangón, proclamado a Caseros como modelo.

Y mi otro amigo y escritor Fermín Chávez retrucó a los antiperonistas de entonces, argumentando que si Caseros era el antecedente de la autodenominada “revolución libertadora”, la línea histórica del pensamiento nacional era Rosas-Perón.

Ese paralelismo ya ha quedado consagrado en las convicciones populares argentinas y Biagosch la retoma en “Ignominias Paralelas” dando nuevos enfoques de las cuestiones relacionadas, que aborda desde una perspectiva moral interesante, entendida como afrenta colectiva contra la comunidad en su conjunto.

En torno a ello realiza el autor disquisiciones dignas de ser leídas, interpretando diversas circunstancias a través de su concepción ética. Con idioma claro y comprensible para todos conocimientos históricos y razonamientos rigurosos que le son propios, Biagosch edifica el resto de la obra, que es atrayente y recomendable.

Alberto González Arzac
Presidente del Instituto Nacional de
Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas.

   

También leyó el Dr. Gelly Cantilo la "Semblanza sobre el Autor " transcrita en las primeras páginas del libro que entre otras cosas destacan lo siguiente: Facundo Alberto Biagosch nació en la Ciudad de Buenos Aires el 27 de abril de 1964. Pertenece a una familia de importante tradición jurídico-política de nuestro País, además de tener entre sus antecesores a muy destacados patriotas y verdaderos próceres argentinos.

Dentro de ellos se destacan el Dr. Diego Arrizola, quien fuera el médico del “Ejército del Norte” del General Manuel Belgrano y Don Isidro Lorea, quien murió defendiendo su solar durante las invasiones inglesas luego de haber donado al gobierno de entonces sus tierras que se ubicaban en la actual “Plaza de los Dos Congresos”. Por este motivo la parte de la plaza ubicada en la esquina de las actuales calles Rivadavia y Paraná, se llama -precisamente- “Plaza Lorea”.

Su abuelo, el Dr. Emilio Biagosch (1893-1957), fue uno de los ideólogos y actores principales de la Reforma Universitaria de 1918. Se destacó dentro de ella por haber sido el redactor de puño y letra del “Manifiesto Liminar” y del acta de huelga general decretada el 15 de junio de 1918 por los estudiantes de la Universidad Nacional de Córdoba, que marcó el inicio de una nueva orientación en todas las altas casas de altos estudios, no solamente de Argentina sino también de buena parte de América Latina. Además fue un destacado radical yrigoyenista que participó como candidato a Diputado en la lista que integraban Carlos Saavedra Lamas, Martin Noel, Enrique Larreta, Ricardo Rojas, Leónidas Anasagasti, Emilio Ravignani, José Tamborini, Faustino Legón en las primeras elecciones a las que concurrió la UCR después de levantar la abstención (el 2 de enero de 1935). Fueron-.según Del Mazo- “un ensayo general del fraude con vistas a la elección presidencial para el período 1938-1944 (donde se “eligió” Ortiz –Castillo).

Su padre, Alberto Ernesto Biagosch (1935-2006) a pesar de haber sido radical en su juventud como su abuelo, una vez producida la “revolución libertadora”, luego de conocerse públicamente la violación del orden constitucional y de comprobar el salvajismo y las atrocidades cometidas contra el pueblo peronista y todo el peronismo por los “comandos civiles” y por el Decreto 4161 que refrendaron varios ministros de origen radical que apoyaron este sangriento golpe cívico militar, debió escaparse a Córdoba y se alejó ideológicamente de la UCR. Fue con posterioridad a ello, cuando comenzó a trabajar en el Ministerio de Defensa en el año 1958 cuando el Presidente Arturo Frondizi lo creó y designó Ministro de Defensa al Dr. Gabriel del Mazo. Cuando fue derrocado el Presidente Frondizi, Alberto Biagosch participó de la maniobra ideada por el Juez de la Corte Suprema de Justicia, su –ya por entonces- amigo Julio Oyhanarte. En su condición de Funcionario del Ministerio de Defensa, era el encargado de distraer al delegado militar enviado por las Fuerzas Armadas al Ministerio para que no se enterase por la radio que en esos mismos momentos en que el malogrado y felizmente fracasado General Poggi estaba preparando su uniforme de gala para dirigirse a la Casa Rosada y asumir como Presidente de facto, el Ministro de la Corte Suprema más brillante que conociera nuestro País estaba tomándole juramento al Dr. José María Guido por una interpretación y aplicación de la ley de acefalía, especialmente ideada para evitar que una vez más los uniformados tomaran por asalto el Poder Ejecutivo Nacional y violaran la Constitución Nacional y las Instituciones de la República!

Posteriormente se acercó al Movimiento Nacional Justicialista y al Partido Peronista. Fue a partir de entonces cuando comenzó a contactarse con sectores del pensamiento nacional, de la producción, de la CGE y el empresariado nacional. Poco tiempo después entabló una cordial y muy amistosa relación con el que sería Ministro de Economía del tercer gobierno del Tte. General Juan Domingo Perón: Don José Ber Gelbard.

Con él trabajó durante el año 1972/73 en los orígenes y elaboración de la ley de la “Corporación de Empresas Nacionales”, que fuera instituida en nuestro País, por la Ley sancionada por el Congreso de la Nación N° 20.558. De la misma llegó a ser Director Ejecutivo designado por Decreto firmado por el Presidente Juan Domingo Perón el 20 de diciembre de 1973.

Asimismo fue uno de los ideólogos de las “Sugerencias del Empresariado Nacional para un Programa de Gobierno” conjuntamente con la CGE en marzo de 1973, que habrían de ser ejecutadas por el gobierno como una “suerte de Plan Trienal” –que fe considerado y tenido en cuenta especialmente por Perón para la elaboración del “Modelo Argentino para el Proyecto Nacional”- de no ser por el golpe cívico-militar que destruyó la economía argentina desde el 24 de marzo de 1976.

Previo al mismo, es decir la etapa del último gobierno peronista, es considerada en la historia argentina como una verdadera “época “de oro” para la economía argentina en la que se lograron desde el punto de vista macroeconómico dos hechos únicos en la historia argentina en los que José Ber Gelbard y Alberto Biagosch tuvieron una crucial actuación: 1° que nuestro País tuviera el PBI y el salario más alto de toda su historia y, 2° que la “Corporación de Empresas Nacionales” (que administraba y comprendía a Aerolíneas Argentinas, YPF, Ferrocarriles Argentinos. Gas del Estado, ELMA, todas las empresas energéticas), se constituyera en el holding empresario N° 15 del mundo durante los años 1974 y 1975 medidos por el nivel porcentual de ventas de bienes y servicios!

Fundamentalmente por este motivo y actuación patriótica peronista en defensa de los intereses nacionales argentinos, Alberto Biagosch, en plena dictadura militar fue perseguido –principalmente- por haber sido funcionario del gabinete económico, colaborador y amigo personal del Ministro José Ber Gelbard, a quien el Ministro Martínez de Hoz, -dotado de un profundo resentimiento y odio de clases, lo mandó a amenazar. A punto tal que debió mudarse de domicilio para la preservación de su familia tras haber tenido una serie de amenazas y advertencias de que su nombre figuraba en las listas de funcionarios peronistas que los militares influenciados por Martínez de Hoz, tenían que eliminar.

No cesó -sin embargo- en su lucha sin cuartel contra la dictadura, en primer lugar, por los crímenes le lesa humanidad que iba sistemáticamente cometiendo y por su corrupta política económica nefasta para las economía argentina y contraria a los intereses nacionales!

Por eso, también durante la dictadura, fue uno de los encargados junto a los Dres. Alberto González Arzac y Deolindo Felipe Bittel de denunciar ante la delegación de “Amnesty Internacional” los secuestros, desapariciones y torturas de compatriotas que sistemáticamente estaban ejecutando las autoridades del gobierno militar sin juicio previo ni orden judicial alguna!

En aquellos años también acompañó a mujeres de Funcionarios y dirigentes peronistas injustamente encarcelados y otros torturados como Antonio Cafiero y Gustavo Caraballo, respectivamente.

Posteriormente se convirtió en el primer Secretario del “Foro de la Empresa Nacional”, entidad de la que participaron todos los sectores económicos de la producción económica argentina, contrarios a la especulación financiera y destrucción de la economía y la industria nacional que había impuesto el Ministro Martínez de Hoz.

Dentro del marco del “Seminario Permanente de Alta Conducción. Ciclo 1979. La empresa privada nacional. Su contexto”, participaron convocados por Alberto Biagosch, los más destacados dirigentes políticos, pensadores, juristas y economistas de aquellos años que se oponían al gobierno militar y a la política económica que destruyó el empresariado nacional y la industria argentina. Entre ellos podemos destacar a Julio Oyhanarte, Aldo Ferrer, Ítalo Luder, Carlos Floria, Humberto Volando, Antonio Tróccoli, Enrique García Vázquez, José Miguens, Juan José Taccone, Marcelo Diamand, Emilio Mignone, Augusto Conte Mc. Donell y otros mas a quienes Facundo Biagosch tuvo el privilegio de conocer y escuchar, dado que él con sus 15 años de edad, era el encargado de grabar las conferencias que se dictaban en este ámbito.

Fu éste, el segundo aplastante triunfo político de Alberto Biagosch sobre Martínez de Hoz: El primero, fue el haber sido más astuto al haberse mudado de casa a un departamento que alquiló desde marzo de 1976 hasta diciembre de 1979 al General ® Da Crocce, donde -tal como el mismo decía- “nunca iban a ir a buscarlo, no obstante a que Martínez de Hoz lo hubiese incluido en aquella lista negra”. El segundo triunfo se manifestó en el plano estrictamente intelectual en el que el Ex ministro nunca pudo vencerlo, ni -por lo tanto- lograr hacer prevalecer sus ideas político- económicas que despertaron las críticas de economistas, juristas y pensadores más elevadas desde el punto de vista intelectual que logró reunir, encausar y organizar Alberto Biagosch desde su función de Secretario del Foro de la Empresa Nacional.

Restablecida la democracia, el Dr. Alberto Biagosch fue un destacado Funcionario del Senado de la Nación hasta su jubilación y –además- fue designado en el año 1992 “Secretario de Vivienda de la Nación”, cargo en el que le cupo una importante tarea en la historia política y sanitaria argentina! Como estudioso y conocedor del Artículo 37 de la Constitución Nacional sancionada en 1949 -que incorporó el “derecho a la vivienda” dentro de los “derechos especiales”-, ideó, organizó y efectivizó el primer “Plan Federal de Vivienda” en la historia de la República Argentina desde la primera época del General a Perón, que tuvo la virtud de asegurar una vivienda digna a cada argentino -en general- y especialmente destinárselas a los sectores mas desprotegidos como los aborígenes del norte del País. De esa forma –además- pudo evitar la propagación de la enfermedad del cólera en la República Argentina, cuando esta enfermedad acechaba las fronteras de la Patria. Este Plan se financiaba con los fondos del FONAVI, que en un acto de supina torpeza política le fueron sustraídos por el Ministro Cavallo para destinarlos al pago de los intereses de la deuda externa con que se financiaba su política económica. Fue entonces cuando Alberto Biagosch en un acto de verdadero patriotismo mas allá del cargo que ocupaba, y con la conciencia tranquila por haber prestado nuevamente otro servicio a su Patria, presentó su renuncia (como otros verdaderos e incorruptibles dirigentes peronistas como su amigo entrañable Alberto González Arzac) por el enfrentamiento ideológico político con el ministro Cavallo a quien el entonces Presidente Menem,-una vez más traicionando las ideas esenciales y doctrina peronista-, respaldó en aquel momento.

   

Mientras el Autor escuchaba de la lectura de su semblanza lo siguiente:Facundo Alberto Biagosch, cursó sus estudios de Abogacía en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, donde pudo ingresar en épocas todavía de la dictadura en el año 1983 cuando por entonces existía una nefasta situación de la Universidad Pública -en general- y en esta Casa de Altos Estud...ios –en particular- con un estricto ingreso con cupo y demás limitaciones de Cátedra y enseñanzas, no obstante lo cual se recibió de Abogado con muy buen promedio en el año 1990. Ese mismo año ingresó a trabajar como “Auxiliar de Inspector” y luego “Inspector de Justicia” en la Inspección General de Justicia.

Al día siguiente de su ingreso, el Inspector General de Justicia que lo había contratado, -para prestar servicios en el Dpto. Control Federal de Ahorro en épocas en la que los “coletazos de la hiperinflación” del gobierno de Alfonsín, hicieron peligrar la subsistencia misma del “sistema de capitalización y ahorro para fines determinados”-, el Dr. Alberto González Arzac, le entregó en mano al entonces Ministro de Justicia -Dr. César Arias-, su renuncia al cargo de Inspector General de Justicia. Esto se dio en el marco de las dos primeras “nefastas privatizaciones” de las empresas prestadoras de servicios públicos que, como en el caso de Entel, Aerolíneas Argentinas se hicieron al margen de ley, de la seguridad jurídica, de los derechos y de los intereses nacionales argentinos! Ante estos hechos verdaderamente delictivos y de una corrupción como no conocía la República Argentina desde la conocida “Década Infame”, Alberto González Arzac se negó a firmar las resoluciones necesarias para convalidar aquellas estafas al patrimonio argentino y renunció al cargo para no convalidar con su nombre y firma los delitos cometidos por los falsos defensores de la “libre empresa” y detractores del Estado Argentino, cuando se hubo desatado aquel “desaforado frenesí privatista”. Fue lo que permitió el despojo del patrimonio y recursos genuinos con que contaba nuestro País y terminó con la Ex Interventora de Entel. Procesada y condenada por enriquecimiento ilícito, entre otras cosas .

Porque además de ello, -tal como vaticinaba por entonces Facundo Biagosch- se estaba generando en la República Argentina un “sistema perverso” que en lo futuro permitiría la pérdida de las empresas estratégicamente esenciales para el desarrollo de País, combinado con una absoluta falta de control por parte de los Entes Reguladores manejados por las empresas privatizadas y la falta de inversión en la que incurrirían.

A la luz de lo sucedido en nuestro País en estos últimos veinte años y las nefastas consecuencias que como corolario nos dejó aquella negra etapa de la historia argentina, cobran actualidad y razón las ideas que el Autor, manifestaba ya en el año 1990 precisamente- en el ámbito de la Inspección General de Justicia.

Como Inspector del Dpto. Control Federal de Ahorro y posteriormente del Dpto. Asociaciones Civiles y Fundaciones le tocó dictaminar y proyectar Resolución en dos expedientes considerados verdaderos leading case de la IGJ.: En 1994 en el Expte. Caratulado “Sevel S. A. de Ahorro Previo S/ Denuncia”, por incumplimiento en la entrega de automóviles ya adjudicados- La empresa intentó en vano aducir que ello obedecía a razones de fuerza mayor por el quite de colaboración de las terminales. Sin embargo el dictamen del Dr. Facundo Biagosch dejó en claro los casos en los que excepcionalmente una huelga puede configurar un caso fortuito o de fuerza mayor como para liberar de la obligación al deudor, criterio que se reprodujo en la Resolución del Inspector General de Justicia, que fuera en aquel momento confirmado por la Sala “B” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal y además es el seguido hasta el día de hoy por el Organismo de Fiscalización y Control de estas empresas de ahorro previo.

Asimismo, este organismo en el año 1995 lo becó para que estudiara en la Universidad de Harvard y luego para que se convirtiera en el Primer “Magister en Derecho Empresario” de la Universidad Austral de la historia de la IGJ, en el año 1996.

También en 1995 ingresó como “Miembro Adscripto” del Instituto de Derecho Comercial de la Universidad Notarial Argentina. Ese mismo año hizo su primera participación académica representando a la Inspección General de Justicia en el VI Congreso Argentino de Derecho Societario y II Congreso Iberoamericano de Derecho Societario y de la Empresa en el que obtuvo el “Premio a la Mejor Ponencia de Egresado Reciente”.

Desde entonces ha participado ininterrumpidamente en todos los Congresos Argentinos e Iberoamericanos de Derecho Societario y de la Empresa y en los Congresos Argentinos de Derecho Concursal e Iberoamericanos sobre la Insolvencia. También su opinión y sus ponencias han sido escuchadas con atención y respectivamente aprobadas en las Jornadas de Institutos de Derecho Comercial de la República Argentina y en las Reuniones Nacionales de Autoridades de Control de Personas Jurídicas y Registros Públicos de Comercio.

   
Mientras tanto el viejo dirigente de la Restencia Peronista Manuel Gallardo, , escuchaba atentamente la semblanza del Autor!!!
   

Mientras Manuel Gallardo y el Autor escuchan atentamente, el Dr. Alberto Gelly Cantilo continuaba dando lectura a la semblanza de Facundo Biagosch agregando también que en el mes de septiembre del año 1997 participó como MIEMBRO PLENO en las “V Jornadas de Institutos de Derecho Comercial” celebradas en la Ciudad de Rosario, donde se destacó por haber sido el primer doctrinario argentino en... oponerse al proyecto de ley que creaba las Sociedades Anónimas Deportivas, las SAD., en nuestro País. Fundamentalmente por considerar -entre otras cosas- que se trataba de un verdadero despojo del patrimonio de estas personas jurídicas, de los derechos de socios y de una suerte de “privatización encubierta” intentada por algunos nefastos funcionarios del gobierno menemista de los viejos -y tan caros a los sentimientos argentinos- clubes de fútbol!

Tanta enjundia y sólida fundamentación jurídica volcada por Facundo Biagosch en aquella jornada y en sucesivos artículos de doctrina y conferencias en contra de las SAD. en la República Argentina, determinaron y coadyuvaron con que -en el VII Congreso Argentino de Derecho Societario y III Congreso Iberoamericano de Derecho Societario y de la Empresa, organizado por la UADE, y celebrado en la Ciudad de Buenos Aires en 1998 quedara echada la suerte de las SAD. Este congreso marcó su reincorporación en ámbitos académicos en plena rehabilitación luego de un gravísimo accidente que había sufrido ese año y haber estado tres meses en coma, concurrió para exponer y poder fundamentar sus ideas con bastón y acompañado por su padre, El Dr. Alberto Biagosch y lograr en este ámbito académico que quedara como conclusión inobjetable hasta nuestros días la “Improcedencia de la transformación de las asociaciones civiles en sociedades anónimas” en la República Argentina.

De allí en adelante las “Sociedades Anónimas Deportivas”, -las otrora famosas y bien vistas por ciertos grupos empresarios SAD. que “vendrían a invertir” a nuestro País del exterior para “salvar” a los clubes de fútbol argentinos mal administrados por dirigentes argentinos desprofesionalizados e inescrupulosos-, dejaron de ser un problema y una amenaza en la República Argentina como en los últimos años de la década de los 90 y ya nadie las volvió a considerar seriamente ni a intentar la regulación legal de este verdadero “engendro jurídico” que –tal como vaticinaba Facundo Biagosch- terminó por fracasar inclusive en España, Inglaterra y Francia, países dónde habían nacido.

También en el año 1997, Facundo Biagosch -como Inspector del Dpto. Asociaciones Civiles y Fundaciones-, dictaminó y proyectó la Resolución más destacada e importante por su elaboración doctrinaria y jurisprudencial que se conoce hasta el día de hoy en la Inspección General de Justicia. Fue en el Expte. Caratulado: “Carmelo Prudente, Carlos Alegre y otros c/ Club Atlético Boca Juniros S/ Denuncia”, resonado caso y ampliamente difundido en distintos ámbitos jurídicos, académicos y por la prensa, donde se impugnó por sus insalvables irregularidades la asamblea de representantes –convocada por el entonces Presidente del Club y actual Jefe de gobierno de la CiABA.- que había aprobado de manera también irregular la creación del “Fondo Común de Inversión” en el club.

Para coadyuvar y poder garantizar el estado de derecho y la seguridad jurídica argentinas!, felizmente el Organismo Estatal de Fiscalización y Control permanente de estas personas jurídicas, a partir de la pieza jurídica de Facundo Biagosch, resolvió declarar irregular e ineficaz a los efectos administrativos esa asamblea con una erudita fundamentación doctrinaria y jurisprudencial, a pesar de los esfuerzos realizados para hacerlo deponer su férrea e inquebrantable voluntad y decisión jurídica que intentaron varios renombrados estudios jurídicos, luego de cobrar importantes “comisiones”, Ex Senadores Nacionales e incluso el Ex Secretario General de la Presidencia. Pero no obstante estos esfuerzos y maniobras de lobby organizados y realizados por el entonces Presidente del club. Ing. Macri, el Dr. Biagosch desoyó las advertencias y mensajes que desde la presidencia del Club, a través –incluso- de un ex Inspector General de Justicia que con el tiempo sería du abogado y funcionarios del organismo le enviaban para presionarlo y logró sobreponerse a todo ese “aparato jurídico político” ideado y ejecutado por estas personas, y triunfó ampliamente en el plano jurídico.

Ello así porque la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil en el año 1998 confirmó la Resolución de la IGJ, a pesar de que el Ministro de Justicia de entonces, de cualquier manera había intentado hacerla caer, tras haberla revocado mediante un Recurso Jerárquico ilegalmente concedido, por estar expresamente prohíbo por ley. (Puede verse el texto de esta importantísima pieza jurídica en los “Apéndices Normativos” de cuatro de las obras jurídicas del Dr. Facundo Biagosch: “Asociaciones Civiles”, primera y segunda edición (Ed. Ad. Hoc. Años 2000 y 2006), en “Manual de Procedimientos y Tramitaciones ante la Inspección General de Justicia”. Ed. Ad Hoc. 2008) y en “El objeto de bien común de las asociaciones civiles (Año 2010).

Como corolario de estas dos piezas jurídicas elaboradas por Facundo Biagosch en ese año 1997, se aplacaron en nuestro País los intentos de privatizar los clubes de fútbol y de mercantilizar todas las actividades inherentes a la práctica del deporte, como actividad “de bien común” por la que el Estado debe velar, tal como lo ha efectuado desde hace mas de 100 años.

   
Parte de la concurrencia estuvo integrada por jóvenes militantes peronistas.
   
Quienes escucharon con suma atención toldas las exposiciones vertidas en el Acto.
   

Ya hacia el final de la lectura de la semblanza de Facundo Biagosch, Alberto Gelly Cantlo terminó de dar lectura de la misma , destacando lo siguiente:

Durante el año 2001, en momentos en que el País atravesaba la más profunda crisis económica, política, moral y social de la historia del siglo XX, Facundo Biagosch no se doblegó ante el desánimo generalizado a favor del “que se vayan todos”. Como hombre, -al igual que su abuelo y su padre-, comprometido con la democracia argentina e instituciones republicanas de gobierno, durante todo aquel nefasto período de nuestra historia contemporánea, hasta la primera parte del año 2002, se avocó en su calidad de Asesor Legislativo de la entonces Senadora Nacional por Tucumán, Dra. Malvina Seguí a elaborar lo que se convertiría en el primer “Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles” que se proyectara y obtuviera media sanación legal por primera vez en toda la historia parlamentaria y del derecho argentino!

El mismo fue aprobado por unanimidad en la sesión ordinaria de la Cámara de Senadores del 19 de noviembre de 2003, presidida por el entonces Vicepresidente Daniel Scioli de la Nación, en su condición de Presidente del Senado de la que también participo y aprobó la entonces Senadora Nacional por Santa Cruz y actual Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner. Es decir se ha respetado in totum en este caso el Capitulo Quinto: “De la formación y sanción de las leyes” de la Constitución Nacional.

De este dato objetivo no resulta menor su diferencia esencial con la sanción de otras leyes de personas jurídicas de carácter privado como la Ley de Fundaciones y la de Sociedades Comerciales. Ambas fueron sancionadas durante un gobierno de facto por un tristemente recordado General de la Nación devenido en forma delictiva en Presidente de la República en el año 1972. A diferencia de ellas, la Ley Nacional de Asociaciones Civiles que finalmente se sancione en la República Argentina, se hará conforme al procedimiento establecido a ese efecto en la Constitución Nacional, garantizándose de tal forma -gracias a Dios- el estado derecho y las “Seguridad Jurídica” de la Nación Argentina!

Es por ello que haber proyectado la Ley de Asociaciones Civiles que obtuviera media sanción legislativa en al año 2003 que recuperara estado parlamentario ininterrumpidamente en los años 2005, 2007, 2009 y 2012 marca la importancia de la gran pieza jurídica elaborada por su Autor, como así también su compromiso con el derecho argentino, con los Intereses de la Nación y con las Instituciones de la República Argentina. (Ver pág. web. www.leydeasocciviles.com.ar).

Producida la estrepitosa caída del gobierno de La Alianza con la renuncia del Presidente De la Rúa en diciembre de 2001, fue convocado por el Ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos para ofrecerle el cargo de Inspector General de Justicia “más joven de la historia argentina”.

Fue entonces, luego de tomarse 48 hs para contestar el ofrecimiento, que le gradeció al entonces Ministro pero declinó la aceptación del cargo dado que como gran respetuoso de las Instituciones de la República y de los Organismos de la Administración Pública entendió que por su concepción ius-filosófica en favor de la prosecución institucional de la República, debía aguardarse a que el -hasta aquel momento Inspector General de Justicia-, Dr. Guillermo Ragazzi, (quien además era su “Titular de Cátedra” en la UBA.)- presentara su renuncia. Sólo en ese caso y hasta tanto ello no ocurriera, y hasta tanto el País no se normalizara institucional y políticamente con un nuevo gobierno elegido por el pueblo, él no volvería a hablar de ese tema.

En cuanto a la importante actividad docente del Dr. Facundo Biagosch, corresponde señalarse que además de ser Profesor Extraordinario Adjunto de “Contratos Civiles y Comerciales” de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad del Salvador, lo es también de la misma materia, -por Concurso- en la Facultad de Derecho de la UBA. En esta Casa de Altos Estudios es también Profesor Auxiliar de “Sociedades Civiles y Comerciales” y es Profesor Invitado del Programa Máster en Derecho Empresario de la Universidad Austral. Ha sido justamente en el año 1997, en el ámbito de la Australis Universitas Studiorum donde participó de su creación y fue designado el Primer Secretario del “Departamento de Derecho de la Empresa de Universidad Austral,” el cual ha venido desarrollando muy importantes actividades académicas desde entonces hasta nuestros días en materia de Derecho Empresario en la República Argentina.

Continúa vinculado de manera permanente a esta Universidad no sólo como Profesor, sino también como Miembro de la “Asociación de Graduados de la Facultad de Derecho de la Universidad Austral”.

Además, -paralelamente a todo lo indicado-, ha desarrollado el Dr. Facundo Biagosch, una muy importante actividad académica como Autor de varios libros, considerados ya “verdaderos clásicos” del derecho argentino. Tal como ha señalado anteriormente Alberto González Arzac: “Facundo Alberto Biagosch, además de quedar en nuestra historia como el Autor del “Proyecto de Ley de Asociaciones Civiles” que fue aprobado por el Senado de la Nación en el año 2003 y recuperó estado parlamentario en los años 2005, 2007 y 2009- es un estudioso del “bien común”. Lo ha hecho en obras anteriores como las que ya hemos calificado como “verdaderos clásicos del derecho argentino” como lo son Asociaciones Civiles en sus dos ediciones (publicadas por Ed Ad Hoc. Bs. As. Años 2000 y 2005, respectivamente), su segunda obra Organizaciones No Gubernamentales (Ed Ad Hoc .Bs. As. 2004) y más recientemente su trabajo premiado en el año 2006 en el “Concurso CPACF en Homenaje al Dr. Rafael Saiegh sobre el tema derecho político”, “El bien común en la Constitución y el Quiebre al Orden Constitucional”(Este libro fue publicado por Ed. Ad. Hoc. En el año 2007 y presentado en el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas en el Acto de Homenaje al Dr. Alberto Biagosch efectuado el 6 de septiembre de 2007) y “El objeto de bien común de las asociaciones civiles” (Ed. Ad Hoc. Bs As. 2010) (Ver González Arzac Alberto en el Prólogo de la obra “El objeto de bien común de las asociaciones civiles (Ed Ad. Hoc .Bs. 2010. págs. 13/15).

Todos estos logros y aportes académicos efectuados a su Patria –en general- y al Derecho y Doctrina argentina –en particular- le valieron haber sido condecorado con el “Título de Nobleza Meritocrática- Elite Universal de la Humanidad Solidaria” y la distinción “Estrella Académica Universal con el Rango de Patricio de la Humanidad Solidaria”, en el acto 166 de Honra Pública de Valores Sociales, acreditándose su nombre en el Registro Mundial de Valores del Género Humano, Folios N° 358/ 359. (Bs. As. 19 de marzo de 2007- OMHS Obra Mundial pro Humanidad Solidaria).

Actualmente es además Investigador Académico del Instituto Argentino de la Empresa Familiar- IADEF” y también Miembro Regular de los Institutos de Derecho Societario y de Historia del Derecho del CPACF., donde ha dictado y dicta en la actualidad gran cantidad de conferencias sobre historia Argentina. También lo ha hecho en el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas.

Además ha integrado distintos paneles de expositores y debate sobre el “Proyecto de Ley Nacional de Asociaciones Civiles” en la Inspección General de Justicia, en la Facultad del Derecho y Ciencias Sociales de la UBA., en el CPACF., en la Universidad Notarial Argentina, en la Universidad Austral o en el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas. Además de lo hasta aquí indicado, como historiador también se destaca por haber sido en el año 2009 Coordinador junto al Dr. Alberto González Arzac de la obra colectiva “Tarifas Públicas, En Homenaje al Dr. Alberto Biagosch” (Ed. Ad Hoc .Bs. As. 2009), que fuera presentada en el Salón Arturo Ilia del Senado del Nación el día 6 de noviembre de 2009 por sus Coordinadores, además de la Senadora Nacional por Tucumán (MC) Dra. Malvina Seguí y el Dr. Aldo Ferrer. En esta obra colectiva de homenaje al Dr Alberto Biagosch se da a conocer uno de los últimos legados de este gran patriota y brillante jurista a su País: el texto completo del “Informe de la Comisión de Renegociación de Contratos de obras y Servicios Públicos” que fechado el 29 de mayo de 2002 Alberto Biagosch le presento al entonces Ministro de Economía Roberto Lavagna para que pudiera informarse, conocer y evaluar este tema. Con dicho informe, Alberto Biagosch evitó que las tarifas aumentaran descontroladamente por voluntad de las empresas privatizadas y evitó de esa forma una tendencia inflacionaria que hubiese atentado contra la Paz Social de los Argentinos!.

En el año 2011 Facundo Alberto Biagosch, Alberto González Arzac y Malvina Seguí produjeron la obra “El corralito. Historia de una colosal estafa al pueblo argentino” (Ediciones Fabro. Bs. As. 2011) que permitió dar a conocer a las generaciones actuales y futuras de argentinos el “Informe de la Comisión Investigadora de las Entidades Financieras del Senado de la Nación”, (cuya Presidente fue la Senadora, Dra. Malvina Seguí, el Secretario el Dr. Alberto González Arzac, y los Dres. Alberto y Facundo Biagosch, sus principales asesores). En esta obra se analiza y explica la colosal estafa de la que fuimos víctima todos los argentinos en el año 2001 y dejó un saldo de casi 40 argentinos que regaron con su sangre el suelo de la Patria por haber salido a protestar a la calle -justamente- contra “el corralito” impuesto por el Presidente Fernando De la Rúa y el Ministro Domingo Cavallo.

Esta obra jurídico –política publicada alcanzó un resonante éxito y difusión pública a punto tal que debieron efectuarse entre los años 2011 y 2012, seis (6) actos de presentación con sus Autores y el Editor a pedido del público: El primero fue el efectuado el 8 de septiembre de 2011 en el Salón Arturo Illia del Senado de la Nación: El segundo se efectuó en la Asociación de Abogados de Buenos Aires el día 28 de septiembre; El día 7 de octubre, en la “Asociación Civil Centro de Estudio y Participación con la comunidad”, posteriormente el día 24 de noviembre se efectuó en el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas y en la Fundación Evita el 19 de diciembre de 2011. Durante el año 2012, fue presentado en la “Feria del Libro” el día 28 de abril.

Últimamente, con fecha 13 de Junio de 2012, Facundo Biagosch integró el Panel de Homenaje al Dr. Manuel Belgrano, organizado por el Instituto de Historia de Derecho y la Coordinación de Actividades Académicas del Colegio Publico de Abogados de la Capital Federal CPACF.

Además de ello, ese mismo año produjo la obra jurídica “Cámaras Empresarias” (Ed Ad Hoc. Bs As. 2012) constituyéndose en la primera creación doctrinaria que en doscientos años de historia argentina analiza todos los temas esenciales, los institutos jurídicos en forma completa y la regulación jurídica e importancia que en la vida económica y política de nuestro país, ejercen de estas entidades de segundo grado. Además dedica un capítulo completo del libro a la CGE como ejemplo emblemático de entidad de segundo grado ha venido ejerciendo en la economía argentina desde el año 1950. Y dentro de dicho capítulo, dado que no ha sido menor la influencia de las ideas y doctrina peronistas en la fundación, génesis y desarrollo de esta importante institución argentina, también las analiza. Es decir cuando se desarrolla los antecedentes históricos de esta entidad, desarrolla la influencia de las ideas de general Perón y de Don José Ber Gelbard dentro de la misma.

Esta obra que ha venido a cubrir una verdadera laguna del derecho en nuestro País, al poco tiempo alcanzó una gran difusión y repercusión en ámbitos académicos, políticos y empresarios argentinos. Por ello fue presentada en un acto celebrado el 13 de noviembre de 2012 en el Salón de Lectura Arturo Illia del Senado de la Nación ante una gran cantidad de calificados invitados: Además de Funcionarios del Ministerio de Justicia y de la Inspección General de Justicia, estuvieron en el acto importantes académicos y doctrinarios argentinos como los Dres. Alberto González Arzac, (en su calidad de presentador y autor del prólogo del libro), los Dres. Julio César Otegui Ariel Dasso, miembros del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas y del Instituto de Historia de Derecho del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal CPACF., como los Dres. Alberto Gelly Cantilo, Luz Amadora Rodríguez, Jorge Cholvis, Jorge Cellier y de otros Institutos y ámbitos académicos donde el Autor se desempeña habitualmente.

   
Momento en el que el Dr. Alberto Gelly Cantilo concluye su lectura de la Semblanza de Facundo Alberto Biagosch a quien se le brinda un cálido aplauso de felicitaciones por su destacada y muy importante trayectoria y obra jurídico política desarrollada por y para su Patria en tan pocos años!!!
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
Mientras tanto Felcitas Marina Biagosch jugaba con su Tablet.
   
Momento en el que Manuel Gallardo da lectura repasando su exposición.
   
 
   
Feli, -(a quien el fotógrafo conoce desde bebita cuando se presentó su libro a ella dedicado "Manual de Procedimientos Tramitaciones ante la Inspección general de Justicia" el 18 de diciembre de 2008 donde de Autor presentó orgulloso a su hija a la comunidad jurídica argentina y Funcionarios y amigos de la IGJ)-, fue reiteradamente fotografiada!!!!
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
Felicitas Marina Biagosch, como en todas las anteriores presentaciones de libros de su padre, -como desde la primera a la que concurrió con tan sólo un año de edad en el año 2009 en el Senado!!-, desplegando toda su gracia y simpatía en la Biblioteca Nacional!!!
   
Madre e hija posando para el fotógrafo en diferentes partes de la Biblioteca Nacional donde fueron reiteradamente fotografiadas.
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   

El Autor comenzó su disertación agradeciendo a las autoridades de la Biblioteca Nacional por permitirle presentar su libro en la misma, explicando sus primeros conceptos vertidos en e Prefacio del libro sobre la mal llamada historia oficial y el movimiento cultural del revisionismo histórico del que participa. En tal sentido desarrolló su tesis cuando señaló que La antinomia “historia oficial-revisionismo histórico” ha quedado ya superada en nuestro país, a punto tal que ya varias son las opiniones de destacados autores que postulan que la otrora llamada “historia oficial” en realidad ya no existe y por lo tanto deviene abstracto hablar de la misma.

Ello así, precisamente, porque la corriente revisionista de nuestra historia ha logrado imponerse al hacer valer “la verdad histórica objetiva”, y ello ha permitido ya desde las primeras décadas y hacia mitad del siglo XX demostrar a los argentinos que la versión oficial de nuestra historia no fue más que la manera de asegurarse para el futuro la consolidación de un modelo de País y una etapa originada tras las ignominiosas batalla de Caseros en el siglo XIX y la Revolución Libertadora en el siglo XX.

Como contrapartida de aquél corresponde señalar que ha sido el enfoque y revalorización del modelo Nacional, popular y federal con acabada concepción de Nación el que -a pesar de los golpes- ha logrado imponerse y felizmente y gracias a Dios! es el que transita la Argentina desde el año 2003 ya como modelo inquebrantable de la voluntad popular expresada en las urnas.

Ya muy pocas son las opiniones que dejan de advertir claramente que el modelo de País federal, nacional y popular con una economía pujante a partir de la industrialización y un tipo de cambio razonable y acorde con la necesidad de volver a ser un país exportador, puso punto final al endeudamiento externo y a la tristemente recordada “patria financiera” que inicialmente en nuestro País se impusiera a fuerza de sangre y fuego en la última dictadura militar de 1976-1983.

Pero no obstante ello, la que fue la más sangrienta dictadura de toda la historia argentina y una de las más corruptas y cobardes -junto a la chilena del General Pinochet- del mundo contemporáneo, se utilizó para terminar de destruir el modelo de País nacional y popular que había comenzado el General Perón democráticamente en 1946, que continuó en 1952 hasta la barbarie desatada por los opositores y externos e internos del País que culminaron el 16 de septiembre de 1955. El último gobierno militar sirvió y fue utilizado –entre otras cosas- para terminar de borrar de la faz de la tierra, los máximos logros de la política económica ideadas por Perón y efectivizadas por el Ministro de economía Don José Ber Gelbard y para eliminar a la generación de compatriotas que la idearon, que la hicieron posible y que la defendieron con su vida!

Esto así no sólo porque el pueblo argentino es esencialmente defensor de la corriente política nacional, rosista y peronista, sino también porque en nuestro País hacía tiempo ya que se venía gestando la corriente de “Pensamiento Nacional” que se originó y se nutrió del federalismo, del rosismo, yrigoyenismo y luego del peronismo.

Se trata de postular la premisa fundamental de que el Pensamiento Nacional es una experiencia reflexiva que, pretendiendo derribar las barreras determinadas por contenidos ideológicos concebidos en otras geografías, coloca a lo nacional en el centro del análisis. Este modo de especular, -sostiene Pestanha-, se concentra en la realidad concreta, y promueve en tanto, un aprender que implica desaprender las deformaciones ideológicas impuestas por una superestructura cultural que nos es total o parcialmente ajena.

   
Momento de emotivas palabras cuando el Autor también en su relato destacó que se han convertido en "verdaderos próceres de la historia contemoránea argentina", los hombres que como Manuel Gallardo fueron quienes marcaron con su ejemplo de militancia y de resistencia a generaciones pasadas, presentes y futuras del gran Pueblo argentino!!
   
 
   

Se refirió en esta instancia introductoria a los antecedentes del libro destacando que en el mismo están reflejadas gran parte de las enseñanazas que recibiera como legado de su padre y por ello destacó que dentro de los hechos histórico políticos argentinos que de manera más determinante, constituyen clara manifestación de la génesis e implementación victoriosa del Pensamiento nacional, podemos enumerar –como ejemplos trascendentales- los siguientes:

El día el 20 de noviembre de 1845 la Confederación Nacional Argentina, -gracias al patriotismo, decisión política e inteligencia del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, entonces encargado de las Relaciones Exteriores de la Confederación, Brigadier General Juan Manuel de Rosas- demostró al mundo entero que la Argentina no habría de ser nunca más una colonia y en la Vuelta de Obligado combatió con denuedo al invasor.

También en los siglos XX y XXI la Nación Argentina demostró al mundo con hechos políticos concretos de soberanía política que no sería nunca más una colonia de potencia extranjera alguna ni de ningún centro financiero internacional!

Esto fue posible y por ello, el Pueblo Argentino y nuestro País entero les debemos al Tte. General Juan Domingo Perón, -primero- y al Dr. Néstor Carlos Kirchner –después- haber sabido continuar e instrumentar en fáctica concreción, aquella dirección de soberanía política que trazaron a lo largo de estos doscientos años los verdaderos Padres y Prohombres de la Patria.

Ellos fueron José de San Martín -en primer lugar-, y lo continuaron y lograron consolidar dicho modelo, José Gervasio Artigas, Juan Manuel de Rosas, Manuel Dorrego, Facundo Quiroga y los caudillos federales.

Posteriormente quienes también así lo hicieron, fueron Don Hipólito Yrigoyen en los siglos XIX y primeros años del XX, y Perón y Kirchner culminaron a lo largo de la mitad del siglo XX y primera parte del siglo XXI.

Además de ello, luego de esta suerte de primera parte del “Prefacio” también queremos destacar que numerosos han sido los antecedentes que han coadyuvado con la formación y posición esencialmente nacional revisionista frente a nuestra historia que el lector advertirá que con meridiana claridad surgen de estas páginas.

Las mismas, -sumados a otros hechos posteriores- originariamente son el producto de la influencia del pensamiento, enseñanzas y visión de los hechos históricos y políticos más importantes de nuestro país que me inculcara mi padre, el Dr. Alberto Ernesto Biagosch (1935-2006). Por ello –entre otras cosas- mi nombre me fue elegido por mi padre, en homenaje al General Juan Facundo Quiroga y a mi hermano Juan José Biagosch (+) , en homenaje al General Juan José Valle.

Uno de los últimos aportes efectuados a su Patria por Alberto Biagosch lo constituye el “Informe de Renegociación de los Contratos con Empresas prestadoras de Servicios Públicos” efectuada en junio de 2002. La misión histórico-política que tuvo el mismo fue la de impedir que las empresas extranjeras prestadoras de los servicios públicos en la Argentina, impusieran a su antojo el precio que los argentinos debíamos pagar por los servicios púbicos. Además sirvió para analizar y aclararle al entonces Ministro de Economía Lic. Roberto Lavagna, el tema referido a los Servicios Públicos y regulación de sus tarifas en la Argentina. También se ha destacado con anterioridad en otra obra , que constituye el último legado de Alberto Biagosch a su Patria y que “…el autor intelectual y material del llamado “Informe Biagosch” tuvo en su formación iusfilosófica aquello que le permitió -entre otras grandes obras legadas a su país- la elaboración del mismo.

Para ello, su autor –entre otras cosas propias de una capacidad y formación superiores al nivel medio de sus contemporáneos políticos tuvo,-siguiendo las enseñanzas y ejemplo del Tte. General Juan Domingo Perón-, una larga relación con los clásicos griegos y latinos- Platón, Aristóteles, Aristófanes, Esquilo, Eurípides, Diógenes Laercio, Plutarco, Cicerón. También con los grandes nombres del pensamiento político histórico -Maquiavelo, Manzini, Michelet, Montaigne, Rousseau, Kant, así como con las grandes plumas de la Iglesia: San Agustín, Santo Tomás de Aquino, San Bernardo, San Buenaventura.

Entre sus compatriotas no faltaban a sus conocimientos las obras de Monseñor de Andrea, José Luis Busaniche, Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, José María Rosa, su amigo Fermín Chávez y Ernesto Palacio, amigó de su padre quienes fundamentalmente influyeron en su pensamiento para la acabada interpretación de la historia de las empresas prestadoras de servicios públicos en la Argentina. Esta corriente de pensamiento e ideas de estos autores, además, influyeron de manera determinante en el análisis integral de la problemática que se planteaba ya en la elaboración de la que sería la solución mas ecuánime y justa del problema del aumento de tarifas…”

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   

Continuó explicando al atento Auditorio que ellos fueron José de San Martín -en primer lugar-, y lo continuaron y lograron consolidar dicho modelo, José Gervasio Artigas, Juan Manuel de Rosas, Manuel Dorrego, Facundo Quiroga y los caudillos federales.

Posteriormente quienes también así lo hicieron, fueron Don Hipólito Yrigoyen en los siglos XIX y primeros años del XX, y Perón y Kirchner culminaron a lo largo de la mitad del siglo XX y primera parte del siglo XXI.

Además de ello, luego de esta suerte de primera parte analizada en el “Prefacio” quiso destacar que numerosos han sido los antecedentes que han coadyuvado con la formación y posición esencialmente nacional revisionista frente a nuestra historia que el lector advertirá que con meridiana claridad surgen de estas páginas.

Las mismas, -sumados a otros hechos posteriores- originariamente son el producto de la influencia del pensamiento, enseñanzas y visión de los hechos históricos y políticos más importantes de nuestro país que me inculcara mi padre, el Dr. Alberto Ernesto Biagosch (1935-2006). Por ello –entre otras cosas- mi nombre me fue elegido por mi padre, en homenaje al General Juan Facundo Quiroga y a mi hermano Juan José Biagosch (+), en homenaje al General Juan José Valle.Continuó explicando al atento Auditrio que ellos fueron Ellos fueron José de San Martín -en primer lugar-, y lo continuaron y lograron consolidar dicho modelo, José Gervasio Artigas, Juan Manuel de Rosas, Manuel Dorrego, Facundo Quiroga y los caudillos federales.

Posteriormente quienes también así lo hicieron, fueron Don Hipólito Yrigoyen en los siglos XIX y primeros años del XX, y Perón y Kirchner culminaron a lo largo de la mitad del siglo XX y primera parte del siglo XXI.

Además de ello, luego de esta suerte de primera parte del “Prefacio” también queremos destacar que numerosos han sido los antecedentes que han coadyuvado con la formación y posición esencialmente nacional revisionista frente a nuestra historia que el lector advertirá que con meridiana claridad surgen de estas páginas.

Las mismas, -sumados a otros hechos posteriores- originariamente son el producto de la influencia del pensamiento, enseñanzas y visión de los hechos históricos y políticos más importantes de nuestro país que me inculcara mi padre, el Dr. Alberto Ernesto Biagosch (1935-2006). Por ello –entre otras cosas- mi nombre me fue elegido por mi padre, en homenaje al General Juan Facundo Quiroga y a mi hermano Juan José Biagosch (+) , en homenaje al General Juan José Valle.

   

Continuó destacando que además de ello, luego de esta suerte de primera parte de lo analizado en “Prefacio” del libro, resultaba necesario agregar que que numerosos han sido los antecedentes que han coadyuvado con la formación y posición esencialmente nacional revisionista frente a nuestra historia que el lector advertirá que con meridiana claridad surgen de estas páginas.

Las mismas, -sumados a otros hechos posteriores- originariamente son el producto de la influencia del pensamiento, enseñanzas y visión de los hechos históricos y políticos más importantes de nuestro país que me inculcara su padre, el Dr. Alberto Ernesto Biagosch (1935-2006). Por ello –entre otras cosas- su nombre fue elegido por su padre, en homenaje al General Juan Facundo Quiroga y a su hermano Juan José Biagosch (+) , en homenaje al General Juan José Valle!!!!.

   

Agregó seguidamente una referencia la figura de su padre cuando destacó que uno de los últimos aportes efectuados a su Patria por Alberto Biagosch lo constituye el “Informe de Renegociación de los Contratos con Empresas prestadoras de Servicios Públicos” efectuada en junio de 2002. La misión histórico-política que tuvo el mismo fue la de impedir que las empresas extranjeras prestadoras de los servicios públicos en la Argentina, impusieran a su antojo el precio que los argentinos debíamos pagar por los servicios púbicos. Además sirvió para analizar y aclararle al entonces Ministro de Economía Lic. Roberto Lavagna, el tema referido a los Servicios Públicos y regulación de sus tarifas en la Argentina. También se ha destacado con anterioridad en otra obra , que constituye el último legado de Alberto Biagosch a su Patria y que “…el autor intelectual y material del llamado “Informe Biagosch” tuvo en su formación iusfilosófica aquello que le permitió -entre otras grandes obras legadas a su país- la elaboración del mismo.

Para ello, su autor –entre otras cosas propias de una capacidad y formación superiores al nivel medio de sus contemporáneos políticos tuvo,-siguiendo las enseñanzas y ejemplo del Tte. General Juan Domingo Perón-, una larga relación con los clásicos griegos y latinos- Platón, Aristóteles, Aristófanes, Esquilo, Eurípides, Diógenes Laercio, Plutarco, Cicerón. También con los grandes nombres del pensamiento político histórico -Maquiavelo, Manzini, Michelet, Montaigne, Rousseau, Kant, así como con las grandes plumas de la Iglesia: San Agustín, Santo Tomás de Aquino, San Bernardo, San Buenaventura.

Entre sus compatriotas no faltaban a sus conocimientos las obras de Monseñor de Andrea, José Luis Busaniche, Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, José María Rosa, su amigo Fermín Chávez y Ernesto Palacio, amigó de su padre quienes fundamentalmente influyeron en su pensamiento para la acabada interpretación de la historia de las empresas prestadoras de servicios públicos en la Argentina. Esta corriente de pensamiento e ideas de estos autores, además, influyeron de manera determinante en el análisis integral de la problemática que se planteaba ya en la elaboración de la que sería la solución mas ecuánime y justa del problema del aumento de tarifas…”

Pero no solamente influyeron los autores revisionistas más importantes de nuestro País en su pensamiento y formación de modo de permitirle la producción del conocido como “Informe Biagosch” que es analizado, trascripto y comentado en el libro “Tarifas Públicas. En Homenaje al Dr. Alberto Biagosch” (Ed. Ad. Hoc. Bs. As. 2009), sino también transmitir generosamente los conocimientos adquiridos a rodos los argentinos en general y a sus hijos en particular.

Pero además de ello mi padre me inculcó la importancia política de estos autores, como representantes más acabados del pensamiento nacional en la República Argentina y como tal, los he tomado y seguido desde entonces.

Recuerdo que uno de los primeros libros de historia argentina que mi padre, siendo yo todavía un niño, me recomendó leer fue el de Ernesto Palacio. El mismo estaba en su Biblioteca, dedicado por el autor a su padre, es decir mi abuelo el Dr. Emilio Biagosch quienes habían sido amigos en su juventud.
Cuando este Autor comienza su análisis sobre la Caída de Rosas y luego analiza la batalla de Caseros, lo hace refiriéndose a la “Ignominia de a Caseros”. Este es el origen principal y primer antecedente del Título de este libro.

   

Explicó que para ello, su padre –entre otras cosas propias de una capacidad y formación superiores al nivel medio de sus contemporáneos políticos tuvo,-siguiendo las enseñanzas y ejemplo del Tte. General Juan Domingo Perón-, una larga relación con los clásicos griegos y latinos- Platón, Aristóteles, Aristófanes, Esquilo, Eurípides, Diógenes Laercio, Plutarco, Cicerón. También con los grandes nombres del pensamiento político histórico -Maquiavelo, Manzini, Michelet, Montaigne, Rousseau, Kant, así como con las grandes plumas de la Iglesia: San Agustín, Santo Tomás de Aquino, San Bernardo, San Buenaventura.

Entre sus compatriotas no faltaban a sus conocimientos las obras de Monseñor de Andrea, José Luis Busaniche, Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, José María Rosa, su amigo Fermín Chávez y Ernesto Palacio, amigó de su padre quienes fundamentalmente influyeron en su pensamiento para la acabada interpretación de la historia de las empresas prestadoras de servicios públicos en la Argentina. Esta corriente de pensamiento e ideas de estos autores, además, influyeron de manera determinante en el análisis integral de la problemática que se planteaba ya en la elaboración de la que sería la solución mas ecuánime y justa del problema del aumento de tarifas…”

Pero no solamente influyeron los autores revisionistas más importantes de nuestro País en su pensamiento y formación de modo de permitirle la producción del conocido como “Informe Biagosch” que es analizado, trascripto y comentado en el libro “Tarifas Públicas. En Homenaje al Dr. Alberto Biagosch” (Ed. Ad. Hoc. Bs. As. 2009), sino también transmitir generosamente los conocimientos adquiridos a rodos los argentinos en general y a sus hijos en particular.

Pero además de ello, agregó que su padre le inculcó la importancia política de estos autores, como representantes más acabados del pensamiento nacional en la República Argentina y como tal, los he tomado y seguido desde entonces.

Recuerdo que uno de los primeros libros de historia argentina que mi padre, siendo yo todavía un niño, me recomendó leer fue el de Ernesto Palacio. El mismo estaba en su Biblioteca, dedicado por el autor a su padre, es decir mi abuelo el Dr. Emilio Biagosch quienes habían sido amigos en su juventud.

Cuando este Autor comienza su análisis sobre la Caída de Rosas y luego analiza la batalla de Caseros, lo hace refiriéndose a la “Ignominia de a Caseros”. Este es el origen principal y primer antecedente del Título de este libro.

   
Fue entonces cuando recordó y relató al Auditorio que cuando su padre le recomendó a sus diez años que leyera de su Biblioteca (donde lo tenía reservado ya que estaba especialmente dedicado a su padre y abuelo del Autor, . el Dr .Emiliio Biagosch) la obra de Ernesto Palacio "Historia Argentina" descubrió por primera vez que lo que este Autor llamaba la "Ignominia de Caseros" estaba definido en realidad como "la traición más grande de la historia argentina efectuada por el Jefe a cargo del ejército argentino que debía pelear contra los brasileros a quienes se les acababa de declarar la guerra!!!
   

Tanto fue una victoria del Brasil sobre la Argentina la batalla de Caseros que en el mensaje remitido por el Marques Leao, José de las tropas brasileras que actuaron en Caseros al Emperador del Brasil le decía expresamente: “Hemos recuperado el honor de las fuerzas brasileras, perdido el 20 de febrero de 1827 en Ituzaingó…”

Y esta fue la razón por la que además del nombre de la batalla -como hem...os ya señalado en el Prefacio de este libro-, luego de la contienda producida el día 3 de febrero de 1852, las tropas vencedoras aguardaron en las afueras de la ciudad hasta el día 20 de febrero de 1852, es decir exactamente 25 años después de Ituzaingó, para hacer su ingreso triunfal por las calles de la Ciudad capital de la Confederación Argentina!

El desfile de los triunfadores tuvo lugar una vez sosegados los ánimos con fusilamientos sin juicio ni condena, como el Coronel Martiniano Chilavert, masacrado todo un Regimiento, como el de Aquino, por el solo delito de fidelidad a Rosas y no estar de acuerdo en que los engancharan a la fuerza para pelear contra el Restaurador después de haber combatido tantos años a sus órdenes; colgados generosamente en los árboles de Palermo, vencidos y opositores, el aliado del Imperio pudo desfilar tranquilo en Buenos Aires.

El mayor festejo de la batalla de Morón- que –tal como decían los diarios de la época- los brasileros andan llamando Caseros porque allí combatieron sus soldados- le metieron luminarias a toda la Ciudad por la noche .En el Teatro Coliseo Argentino hubo función de gala, representándose una comedia con título al caso “Don Pelayo el defensor de su Patria”. No se sabe si al espectáculo concurrieron el Marquéz Da Souza y Honorio Carnerio Loao, llegado a Buenos Aires para disfrutar la victoria. Pero sí estaba Urquiza y su estado mayor. También el gobierno provisorio.

Pero, no obstante ello el Pueblo Federal no estuvo ni presente ni celebró la entrada triunfal de las fuerzas imperiales. Tanto fue ello así que en las orillas de la ciudad y campaña se fue gestando por esas horas una copla popular que decía lo siguiente:

Las tropas del Imperio,
ofenden nuestra tierra.
Y atada mi bandera,
va al carro vencedor.
Jamás sufrió mi Patria
tamaña desventura.
Jamás la azul y blanca
Sufrió tal deshonor!

   

A continuación destacó también que corresponde mencionar a los Cómplices argentinos, y en tal sentido destacó claramente que ha sido una larga e ininterrumpida constante en la historia argentina la complicidad que han prestado hombres argentinos a las potencias colonizadoras extranjeras, aún en contra de su propia a Patria!

Y dicha constante habrá de encontrar las dos épocas de mayor voracidad en los Gobiernos de Rosas y un siglo después en el de Perón en los dos ejemplos más emblemáticos de toda la historia Argentina.

En ambas caídas y derrotas militares fue sin dudas determinante la participación de invasores extranjeros. Pero ello pudo hacerse efectivo a partir de contar con cómplices argentinos específicamente elegidos y determinados.

Tampoco hubiesen podido darse las dos ignominias de Caseros y La Libertadora sin los respectivos cómplices que actuaron en cada una de ellas y sin los traidores que trabajaron para posibilitar dichas ignominias.

Respecto a ellos, hemos señalado en el “Prefacio” -y lo ratificamos en este Primer Capítulo de esta Obra- que Justo José de Urquiza ocupa ya el inamovible lugar de “gran traidor de la historia”. Fundamentalmente, ello así, porque este hombre era el encargado y el Jefe del Ejército de la Confederación que acababa de declarar la guerra al Imperio del Brasil y con esas tropas aliadas con el ejército enemigo y los mercenarios que se les incorporan, se dio vuelta y atacó su propia Patria. Por este hecho, tiene dicho el destacado historiador Ernesto Palacio que lo de Urquiza fue la mayor traición perpetuada en nuestro País, más grave que cualquier otra de la historia de la Humanidad!

Casi un siglo después también será un insalvable traidor el General Eduardo Lonardi, sólo que este será -al igual que Urquiza pero en un grado mayor- un “idiota útil”. Al igual que Urquiza fue solamente utilizado por su condición de General por el Imperio Británico y por los mas retrógrados cuadros políticos “gorilas” antiperonistas -en su caso-, y por los unitarios anti rosistas, en el otro caso. La única diferencia sustancial entre estos dos negros personajes de nuestra historia estará dada porque Urquiza, -que será asesinado años después en el Palacio San José, es decir su propia casa-, no fue inmediatamente destituido de manera tan marcada y remplazado por aquellos a quienes había servido con su alzamiento militar.

Sin embargo esto último no implica que escape al calificativo de “traidor” la figura de Lonardi porque él fue compañero de armas del General Perón y uno de los primeros militares argentinos en violar la Constitución Nacional sancionada en 1949, no obstante a haber jurado serle fiel, respetarla y defenderla -incluso- hasta con la vida si alguien intentara conspirar contra la misma.

Pero fue un “idiota útil” porque creyó -o le hicieron creer- que con su accionar estaba sirviendo a la Patria al contribuir con la causa, sin saber claramente cuál era en realidad esa causa con la que él contribuía desde su levantamiento en Córdoba contra el gobierno constitucional del Teniente General Perón votado por el 52 % del pueblo argentino en elecciones limpias y transparentes en el año 1952.

Por haber sido un autentico “pobre tipo” que sólo sirvió para ser utilizado por el verdadero “gorilaje” apátrida y traicionero al servicio de Inglaterra fue destituido en un auténtico “golpe de palacio” cuando Aramburu y Rojas lo remplazaron de facto en noviembre de 1955. Respecto a este hecho corresponde dejar dicho que vanos han sido los intentos de la historia oficial -antipopular y antiperonista- de querer minimizar a una suerte del “golpe interno de las fuerzas armadas” el artero golpe que le implicaron Aramburu y Rojas a quien habían utilizado para sus más negras intenciones y negros designios.

Esa es, -y desgraciadamente para él y su familia-, nunca otra, la única verdad aplicable a este tristemente recordado General de la Nación.

Es decir un poco menos de dos meses le duraron a Lonardi sus ambiciones de gloria por un falso e ilusorio “servicio a su Patria” y cruda y despiadada con él, fue la realidad que lo obligaron vivir y sobrellevar los auténticos golpistas del 55 para quienes había sido simplemente -y como tal quedará registrado por siempre en nuestra historia- un simple y pobre “idiota útil”.

El estuvo –aún sin saberlo- al servicio del Imperio Británico y de los verdaderos golpistas y fuerzas que estuvieron detrás del derrocamiento de Perón: el Imperio Británico!!!!!

   

Por ello explicó que si recordamos que finalizada la segunda guerra mundial en 1945 y fundamentalmente luego de la Conferencia de Yalta celebrada el 11 de febrero de 1945 entre los representantes de los vencedores: EEUU. Representada por Franklin Delano Roosvelt, la URSS por Iósif Stalin y el Imperio Británico por Winston Spencer Churchill, la militarización de Europa se había modificado sustancialmente.

En primer lugar el desarme y desmilitarización de Alemania y en segundo lugar la declaración de Europa liberada para iniciar una etapa de pacificación de los países del viejo continente.

Esta fue la causa fundamental por la que Inglaterra no pudo hacer público ni mostrar al mundo vencedor de la guerra que acababa de finalizar su participación en el derrocamiento de un gobierno elegido legítimamente por el pueblo en la República Argentina.

Por lo tanto debieron actuar y así lo hicieron a través de la Marina argentina a la que siempre manejaron a su antojo, tal como seguidamente veremos que el mismo Perón explica.

A lo largo del presente capítulo y de todo este libro una y otra vez volveremos a analizar cuáles fueron las intenciones volcadas en hechos, los luctuosos y concretos propósitos que llevaron a cabo Pedro Eugenio Aramburu e Isaac Rojas, luego de destituir al “pobre iluso “y malogrado General Lonardi. Todos ellos, sin embargo tienen en común el pobre y apátrida mérito de haber trabajado para, y en defensa de los intereses del Imperio Británico, en desmedro de su propia Patria.

Tan valedera es esta afirmación y calificación que bien podemos decir en este sentido; Alea jacta est.

La suerte ha quedado echada para Aramburu, -quien debió pagar con su vida 15 años después la violencia por él desatada descontroladamente- y Rojas como los iniciadores de al lucha armada en el siglo XX en la República Argentina y para Lonardi en este sentido. A punto tal que ni siquiera su hija Marta ha logrado reivindicar la triste y pobre imagen de su padre ante la historia en su libro sobre la Revolución Libertadora de 1955. También quedó echada la suerte de este personaje menor, dado que una vez desalojado de la casa de gobierno por Aramburu y Rojas fue in totum dejado de lado. Nunca más fue tenido en cuenta por los “libertadores” y así como Roma no paga traidores, la libertadora no le pagó nunca los servicios que de manera “inocente e ingenua” creyó haberle prestado a aquellos verdaderos asesinos con uniforme argentinos que le sucedieron luego de usarlo vilmente, lo derrocaron y condenaron al olvido, al escarnio y al oprobio.

Decimos en este punto que la participación de los traidores ha sido activa, ya desde la época de Rosas como lo atestiguan gran cantidad de ejemplos.

Dentro de ellos, otro de los que ocupa en la época de Rosas un lugar destacado dentro de los cómplices y grandes traidores argentinos es la figura de Domingo Faustino Sarmiento, a quien la historia oficial ha intentado durante años hacer parecer como un prohombre de la patria, cuando en realidad no fue más que uno de los grandes traidores que también actuó como cómplice del enemigo extranjero.

Como ejemplo emblemático de esta situación y verdad objetiva, vale la pena recordar que en el mes de diciembre de 1842 este periodista sanjuanino de 32 años que integraba la “Comisión Argentina” en Santiago de Chile, escribió el 11 de noviembre un peligroso editorial en “El Progreso”, periódico que se editaba en la capital trasandina. En dicho artículo sostuvo que la ventaja que tendría para la República de Chile colonizar el Estrecho de Magallanes, desconociendo desaprensivamente la pertenencia argentina de ese territorio. Ya por entonces se diría a ese respecto que como arma política, se trataba de un recurso que entraba en el campo de lo delictivo, porque ser opositor al gobierno es una cosa, y fomentar la entrega de territorio nacional –el del Señor Sarmiento- a un país extraño merece del repudio de todo hombre de honor. Y si lo sostienen con sinceridad “habrá que mandarlo al colegio para que aprenda los límites de su país”.

Pero además de ello, el autor del “Facundo”, lo escribió en julio de 1845 como parte de su campaña en contra de Rosas. Es decir que la obra literaria que en forma falaz la historia e interpretación de nuestra historia quiso encumbrar a la categoría de obra sobresaliente de nuestra literatura, en realidad no fue más que un mero pasquín, con fines políticos del todo reprochables a su autor. Ello así dado que este nefasto personaje de nuestra historia tuvo en vida la mas que deshonrosa actitud de querer entregar su territorio, de atacar arteramente al gobernante más importante del siglo XIX elegido por su pueblo, y posteriormente vestir uniforme de Coronel Francés en la batalla de Caseros. Es decir se vistió con uniforme de un ejército extranjero para atacar a su propio País. Pero no para lucirse con ese uniforme en el campo de batalla, sino solamente para aparentar y falsear una actitud de valentía militar que nunca tuvo. Es más, solamente fue un vulgar “boletinero” del Ejército invasor de su Patria, de acuerdo a la “gracia” que le concedió Urquiza.

   

Por ello le dedicó unos minutos a refrescarle al públlco como fue la declaración y el estado de guerra con el Imperio del Brasil cuando destacó los antecedentes inmediatos previos a la caída de Rosas, es decir cuando La Confederación Argentina declara la guerra al imperio del Brasil!!!

Para referirse a los antecedentes previos a la caída de Rosas, o sea a la batalla de Caseros, debemos necesariamente determinar en la presentación de esta obra ciertos hechos inmediatos anteriores a dicha batalla.

Explicó que ello, no obstante a haber sido fraudulenta y salvajemente ocultados por los vencedores de la misma, por sus aliados unitarios y por la historiografía oficial ya nadie puede ocultar a las generaciones actuales y futuras de argentinos que la Argentina y Brasil estaban en guerra cuando finalmente los brasileros nos vencieron en la batalla de Caseros! Es decir fue la misma el resultado final de un proceso de disputa y lucha política entre un Imperio, el Brasilero y una Confederación, la Argentina que dieron lugar a hostilidades que se iniciaron con antelación al 3 de febrero de 1852, pero lamentablemente para los argentinos culminó en Caseros donde caímos derrotados.

Por eso debemos remarcar, entonces, que no se trató de derrocar a un gobernador medido en el único ámbito personal. Ello resulta no sólo una falacia imperdonable, sino la manifestación y la huella del triunfo del Imperio y sus aliados que traicionaron a su Patria.

Se trató de un proceso histórico y un devenir de hechos puntuales relacionados entre sí que culminaron en la mayor derrota argentina de toda su historia, que debe ser reiterado detalladamente en su cronológico análisis temático.

Por eso es que a partir de este punto y hasta el final del capítulo, hemos elegido analizar, citar y fundamentar nuestra argumentación expositiva de los hechos, en los ítems desarrollados en la obra de Jorge Perrone “Diario de al Historia Argentina”. Esta obra editada por Ediciones Latitud 34 en el año 1974 refleja objetivamente, y de la mejor manera reproduce las noticias como se fueron publicando en la prensa argentina al momento que los hechos iban sucediéndose.

Se podrá dimensionar a partir de esta importante y ya clásica obra revisionista argentina, la verdad -ocultada por la historia oficial- de los antecedentes, pormenores y lo que significó la guerra con el Imperio del Brasil en su verdadera dimensión histórico política .Ello nos permitirá comprender claramente el accionar denigrante de Justo José de Urquiza, léase el gran traidor de la historia argentina y el actor principal de una de las traiciones más graves y vergonzantes de la historia universal, al decir de Ernesto Palacio.

Esto constituye la esencia objetiva de lo que significó todo su accionar que concluyó en Caseros el 3 de febrero de 1852. Todo ello está rigurosamente descripto, analizado y narrado con todo el rigor histórico objetivo de los verdaderos hechos históricos en los siguientes puntos.

AGOSTO 1851.-Desde el 18 de Agosto la Confederación Argentina se encuentra en estado de guerra declarada contra el imperio del Brasil.

Ante la permanente campaña de intromisión en los asuntos del Plata, las provocaciones continuas a la Republica y su aliado el General Oribe, por parte de efectivos imperiales, negándose el Gobierno del Rio a dar ningún tipo de explicaciones de su conducta, en Octubre de 1850 la Confederación Argentina debió romper sus relaciones diplomáticas con el Brasil.

Los acontecimientos que se vinieron produciendo a lo largo de este año, la movilización de todo el ejercito de aquella corona, la compra de armamentos y enganches de mercenarios en Europa a para una cantada Guerra contra la Confederación, el haber violado la flota imperial la soberanía de nuestros Ríos, al extremo de cañonear el 14 de este mes las baterías de San Nicolás, sobre el Paraná, obligan a la republica Argentina declararse en estado de guerra con Brasil.

   
 
   
 
   

Destacó entonces el Autor, el Texto de la Declaración de Guerra cuando detalló como lo hace en el libro que La notificación fue entregada al representante de Gran Bretaña, Mr.Southern, cuyo gobierno es mediador en caso de hostilidades entre la Argentina y el Brasil, de acuerdo al artículo 18 de la Convención Preliminar de paz firmada el 27 de agosto de 1828. El documento tiene fecha 18 de agost...o de 1851, y dice en lo fundamental:

“El Excmo. Sr Gobernador declara al Gobierno de su Majestad Británica que el Brasil, al romper las hostilidades con la Republica Argentina, del modo innoble como lo ha hecho, violando las obligaciones que el articulo 18 de la Convención citada lo impone para con la Gran Bretaña, ha hecho inevitable la guerra.

Que en consecuencia el Gobierno Argentino avisa ya al de Su Majestad la precisión de apelar a las armas, a que se ve reducido, a la vista de los procedimientos atentatorios con que el Gobierno Imperial hace imposible la Paz; y que al transmitir esta resolución al Gobierno Británico, se permite manifestarle que desde la fecha de la contestación de V.E: a esta nota, deben pasar los seis meses estipulados para el aviso de la guerra.

Y declara así mismo el Excemo. Sr. Gobernador al Gobierno de Su Majestad, que , si antes de expirar el termino señalado para el rompimiento de las hostilidades… prosiguieron las agresiones actuales contra la Confederación y su aliada la Republica Oriental , entonces ya no quedará al Gobierno Argentino otro arbitrio, que el de repeler inmediatamente sin mas espera esos atentados, empleando para ello todos los medios que estén en su posibilidad, y que conduzcan a preservar la independencia , la integridad y el decoro de la Confederación y de la Republica Oriental y que la responsabilidad de los deplorables sucesos que sobrevengan , pesaran únicamente sobre el gobierno Brasilero infractor de los principios de moral y justicia, que respetan los pueblos civilizados, como conservadores de la paz del mundo.

   

También agregó enfáticamente que hasta tal punto fue una guerra internacional que el Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas tuvo un gran apoyo popular al que se refirió destacando las adhesiones a Rosas antes de la guerra, las que fueron tan ignominiosamente silenciadas como fue silenciado y perversamente ocultado por la historia oficial argentina que la batalla de Caseros fue el resu...ltado de lo ocurrido en los campos de Morón entre el Imperio del Brasil y la Confederación Argentina, que ha sido muy poco lo escrito y explicado en cuanto a la verdad histórica objetiva. Lo poco que se ha escrito y lo mucho que se ha ocultado tiene como común denominador evitar referirse a que no hay nadie que de buena fe pueda dudar o haber podido dudar en nuestra historia que el Imperio de Brasil derrotó a Rosas, porque de lo contrario Rosas lo hacía con el Brasil!

Y dentro de este contexto histórico objetivo, destacó que el apoyo popular del pueblo argentino todo a Rosas fue tan importante, que merece ser destacado. Por eso hemos hecho referencia ya en el Prefacio de esta obra a ciertos hechos y pormenores referidos a la guerra contra el Imperio que se acababa de declarar antes de Caseros y que el gran traidor Urquiza era el comandante del ejército de la Confederación Argentina.

A tal punto se respiraba clima de guerra en la Confederación –en general- y en la campiña de la Provincia de Buenos Aires -en particular- que de todas partes llegaban mensajes de adhesión y de apoyo a Rosas como representante exterior de la Confederación y numerosos eran los actos masivos en los que el Pueblo argentino se manifestaba en verdadero “clima de guerra”, como también hemos ya indicado en el Prefacio de esta obra.

Así por ejemplo, en el mes de octubre 1851.-la suma de aprobaciones y homenajes a Rosas en aquellos difíciles momentos de la Confederación Argentina, eran enormes. A todos los que por la prensa se iban dando a conocer, bien pueden agregarse la adhesión de los abogados Rufino de Elizalde, Dalmació Vélez Sarsfield, Felipe Sánchez de Zellis, José Antonio Acosta, Manuel García y Víctor Martínez.

También desde ámbitos universitarios presentaron su respeto y apoyo al Restaurador; el Rector y empleados de la Universidad, firmando entre otros Claudio Cuenca, Demetrio Demerchi, Teodoro Álvarez, Francisco Javier Muñiz, León Banegas, etc.

Lo mismo han remitido los funcionarios, empleados y practicantes de la Academia de Jurisprudencia: Vicente López, Director: Miguel Estévez Seguí, Presidente: Jose Gorostiaga, Rufino de Elizalde, Pastor Obligado, Marcelino Ugarte, Miguel Navarro Viola, Eusebio Ocampo, José Evaristo Uriburu, Saturnino Laspiur, Manuel J. Navarro, Miguel Olaguer, Vicente G. Quesada, José D. Boneo, Eduardo Costa, Etc.

De la misma Forma lo hacen el Defensor Genral de Pobres y menores y su asesor titular, Doctores Manuel de Escalada y Miguel de Riglos.

Presentaron también su homenaje y confianza los procuradores, médicos de hospitales, abogados de los Tribunales, como ser: Pedro Somellera, Matías Oliden, Miguel E. Seguí, Adeodato de Gondra, José B.Gorostiaga, José María Irigoyen, Luis Sáenz Peña, Juan Pico, Antonio Pirán, Mariano Gascón, etc.

Si este era el apoyo de las “clases ilustradas” y más elevadas de la sociedad argentina de entonces, no podemos dejar de agregar las sinceras y enormes manifestaciones populares que se hicieron efectivas en aquellos días.
Ejemplo de ello fue la multitud que se hizo presente y verdaderamente invadió Palermo vitoreando al restaurador durante el mes de noviembre de 1851. El día nuestro santo patrono fue la apoteosis de Don Juan Manuel!

La ciudad se llenó de banderas, músicas, arcos de triunfo y colgaduras rojas en todos los balcones. Hubo fuegos de artificios, se quemaron muñecos con la fachada de Urquiza. Retumbaron cañones de estruendo y tambores alegres; cabales un aire de fiesta para este fervor argentino.

Que la milonga de alzados y extranjeros no enturbia corazón, ni canto, ni pasión, ni sangre, de un pueblo de un pueblo siguiendo su estrella que es federal.

Las fechas gloriosas de las calles fueron escritas por las calles: la Reconquista, La Revolución de Mayo, la Independencia, Ituzaingo, La Victoria Frente a Europa, y ahora la guerra con Brasil de fecha cierta: 18 de agosto de 1851.

Catorce, quince mil personas, cientos de carruajes una polvareda de jinetes hicieron calles y rio desde la Legislatura hasta los jardines de Palermo.

En la sala de Representantes buscaron el retrato de Rosas y con el al frente y las banderas Argentinas y los gallardetes rojos con sus Mueras o sus Vivas la multitud embicó hacia el Rio; la tardecita un sueño sobre tanta algarabía.

En los parques de Palermo estaba el restaurador. Vestía de paisano. El gentío lo cubrió de abrazo de palmas, llanto, manos estrechadas, aclamaciones, ¡Aquí estoy yo, mi general! Lo estrujan el testimonio gesticulante ruidoso de un pueblo que lo ama.

Don Benito Hortelano, el español que en Junio nos Relataba lo de las cintas contra Urquiza, estuvo en la escena y dejo el relato:
“El día de San Martin el pueblo en maza acudió a Palermo a felicitar al Gral. Rosas. Este se paseaba por los jardines cuando la multitud invadió aquella posesión, rodeándole, abrazándole, y desgañitándose en aclamaciones y locuras al gran Rosas!

Ese día lo conocí más de cerca. Vestía pantalón y chaqueta azul con vivo encarnado, chaleco de merino punzo y una gorrita de paño con visera. El hombre estaba conmovido y sofocado en medio de aquel tumulto, de aquella ovación popular, de corazón, pues son bien distintas las demostraciones oficiales de las que el pueblo hace de entusiasmo por el objeto que aprecia.

Además de estas manifestaciones populares “civiles”, existieron otras “militares”.

Dentro de este marco se originó en los ejércitos acantonados en las fronteras del Brasil la famosa o inmortalizada “Milonga Federal”, que decía:

El Brasil quiere la guerra,
La guerra le vamos a dar
Por Don Juan Manuel de Rosas,
Por Oribe el Oriental.

   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
El público, a pesar de lo avanzado de la noche, al finalizar las exposiciones comenzó a efectuar preguntas y comentarios a los expositores que fueron satisfactoriamente respondidas luego de dar lugar a un ameno intercambio de comentarios entre el público, el Autor, y los panelistas!!!
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
Ya hacia el final de Acto , el Dr. David Algaze, el querido " Tío Davico" se acercó a sauldar al Autor y al Cro Manuel Gallardo.
   
 
   
Momento en el que dos de los sobrevivientes de la masacre que trajo consigo la revolución libertadora, ambos Presidente y Secretario respectivamente de la "Asociación de la Resistencia Peronista" se acercaron no solo para fotografiarse con el Autor...
   
...También lo hicieron para entregarle una sorpresa que le tenían preparada!
   
...Sino para darle una grata sorpresa que le tenían reservada para el fina del acto!!!
   
Momento altamente emotivo para el Autor fue cuando estos dos próceres peronistas argentinos le hicieron entrega de un libro histórico donde un capítulo especial lo dedica a la "Corporación de Empresas Nacionales que logró convertirse en el holding empresario N° 15 del mundo capitalista de entonces!!! (años 1973/75) y dentro de ese mismo capitulo destaca especialmente la función y tareas del "Director Ejecutivo" -(designado por Decreto N° 156/73 dictado por el Presidente constitucional Teniente General Juan Domingo Perón el 30 de diciembre de 1973)- de este holding empresario argentino que con solo 37 años de edad fue uno de los artífices de colocar a la República Argentina dentro de los 15 países económicamente más desarrollados del mundo, el padre del Autor, Dr. Alberto Ernesto Biagosch!!!
   
Otro de los concurrentes, Dr. Mario Sosa del Valle quien conoció mucho y trabajó con el padre del Autor, Dr. Alberto Biagosch, cuando fue Director Ejecutivo de la Corporación de Empresas Nacionales y ubicó a ese holding empresario dentro de los 15 mas importantes del mundo!!, se acercó a saludar al Autor y éste le retribuyó el grato y elogioso recuerdo de su padre dedicándole especialmente un ejemplar del libro
   
Otro de los concurrentes, Dr. Mario Sosa del Valle quien conoció mucho y trabajó con el padre del Autor, Dr. Alberto Biagosch, cuando fue Director Ejecutivo de la Corporación de Empresas Nacionales y ubicó a ese holding empresario dentro de los 15 mas importantes del mundo!!, se acercó a saludar al Autor y éste le retribuyó el grato y elogioso recuerdo de su padre dedicándole especialmente un ejemplar del libro.
   
 
   
 
   
 
   
 
   
A pesar de lo avanzado de la hofa, el Autor continuaba dedicando ejemplares del libro a la concurrencia que se lo solicitaba.